Después de una larga ausencia…

Han pasado varios meses desde la última vez que publiqué algo por lo que tengo muchas cosas que compartir contigo.

Lo primero es que ahora estaré publicando desde mi página oficial (¡Yupi!). Poco a poco iré moviendo las entradas del blog anterior a este sitio, para tener todo junto.

Lo segundo es que, de ahora en adelante, el encuentro de homeschool en Guadalajara será organizado por Sedes Sapientiae, un apostolado de homeschool de la Fraternidad Sacerdotal San Pedro. Esta es una excelente noticia, pues, ya con un equipo bien organizado, los encuentros tendrán mucho más que ofrecer a las familias. Recuerda que la primera edición es del 17 al 19 de Agosto y está centrada en los «Pilares de la educación». Las inscripciones están abiertas en https://goo.gl/forms/iun3swemEHxZPepA3 y hay 20% de descuento en inscripciones hasta el 15 de Junio.

   Y lo último que quiero compartir contigo hoy es la razón por la que dejé de estar activa tanto tiempo: Dios nos ha bendecido con un nuevo bebé que viene en camino.

El inicio del embarazo ha sido pesado. No es lo mismo los tres mosqueteros que veinte años después. He necesitado aprender a tenerme paciencia y recordar que mis hijos siguen siendo niños.

Hubo semanas enteras (meses mejor dicho…) en las que me dediqué a respirar y sobrevivir, no tenía ni ánimo ni energía para nada que no fuera estar acostada. Así que todo en mi vida estuvo descuidado: hogar, hijos, homeschool, página, todo. Lo único de provecho que hice esas semanas fue ir a la Santa Misa dominical. No daba para más.

Gracias a Dios, esos días ya están quedando atrás. Cada vez me siento mejor, pero ahora me abruma el pensar en poner al corriente todo lo que dejé en pausa mientras la vida seguía. Son meses de atraso en actividades, limpieza, etc. Me he sentido triste porque las cosas no fluyeron por si solas. Los niños medio hicieron su intento, pero no dejan de ser niños y la mayor parte del tiempo no fluyó todo como me hubiera gustado. Pensé que iba más adelantada con el orden, disciplina, hábitos… y ver que en realidad me falta mucho más de lo que imaginaba ínicamente me hacía llorar de desesperación y decepción de mi misma. Creo que el cambio fue más fuerte porque veníamos de que los niños grandes estaban ya trabajando solos, lo cual siguió así con uno de mis hijos, pero con la otra, no había poder humano que la hiciera trabajar. Se la pasó leyendo y leyendo y leyendo y viendo películas. No es que hiciera cosas malas, pero hay que avanzar también en las obligaciones y no había cómo ponerla a trabajar. Y los más chicos, ya ni se diga, a jugar/pelear/hacer travesuras todo el día.

   Ha sido difícil, pero ahora que empieza a pasar la tormenta y es tiempo de reconstruir, vuelvo a ver la luz al final del túnel. La tormenta de verdad pasa y las cosas van volviendo a su cause poco a poco. A veces mas lento de lo que nos gustaría, pero vuelven.

Eso me lleva a que el homeschool no está resuelto por llevar pocos o muchos años, por tener un currículum o armar tu propio plan de estudios. La vida siempre cambia. Los cambios a veces son sutiles y podemos ajustarnos sobre la marcha sin mayor problema. Pero hay cambios que requieren hacer una pausa (grande o chica) y tener paciencia para volver a acomodar todo.

Te comparto unas fotos de antier, estábamos separando ropa para lavar y de plano, mejor nos acostamos porque mi cuerpo no dio para mas. Hasta ayer fue cuando pude lavar. Hoy tengo todo un mundo de ropa por doblar y acomodar.

En la próxima entrada quiero contarte cuál fue mi tabla de salvación estos meses. Bueno, creo que en realidad tuve varias, pero quiero contarte de una en especial.

¡Hasta la próxima!

 

A.M.D.G.

 

 

4 Comentarios

  1. Felicidades por decir SI a la vida, gracias por compartir tu experiencia, para mi a sido de mucha ayuda todo lo que compartes, admiro tu dedicacion y entrega, pero sobre todo tu humildad y sencillez con que transmites el mensaje, que el Espiritu Santo te siga dando la gracia para hacer la Voluntad de Dios, cuenta con nuestra oracion, entre mas dificil es la prueba mas Glorioso es el triunfo!! Un saludos desde Sinaloa, soy mama de 6 hermosos hijos, 5 varones y una Niña de 4 meses , voy para 3 años con homeschool y no es facil , pero si es lo mejor que nos a pasado! Lo que mas nos impulsa a seguir es estar formando hijos para el cielo !! Para la vida eterna! Gracias por tu paciencia en compartir tus experiencias ami me han ayudado muchisismo! Que Nuestra Madre Maria los cubra con su Manto Y Jesus los siga llenando de su amor, un abrazo y Gracias…☺

    • Hola Ana,
      Gracias por dedicar un tiempo a escribirme. Te agradezco mucho tus palabras. Creo que educar hijos, sea en escuela o en casa, es una bendición que tiene muchos altibajos. Desde momentos en los que los queremos colgar porque hicieron un desastre y otros que te derriten el corazón con una mirada, no necesitan hacer más.
      Creo también, que este camino es más sencillo si compartimos nuestros logros para motivarnos unas a otras, pero también nuestras dificultades, para no sentirnos como bicho raro que en su casa no todo es color de rosa, ni los pajaritos nos levantan cada mañana como película de cuentos.
      Muchas felicidades también por tu familia. Llegó la princesa, le tocaron 5 hermanos con los que seguro la va a pasar muy bien.
      Dios bendiga tu familia.
      A.M.D.G.

  2. Aaaay Guetty! Qué buena noticia! Yo igual ando toda hecha un desastre con baby #3 y los otros que aún no son ni siquiera autosuficientes y ni digamos «homeschoolers» con amor por lo autodidacta. Ja. Ja. Ja. Me limito a asegurarme de que coman y estén vestidos. Un abrazo lleno de comprensión y solidaridad. Eres una supermamá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *