¿Qué es educar en casa?

En esta sección no pretendo hablarte de aspectos legales, certificaciones, leyes, entre otros engorrosos asuntos, porque no soy experta, además en esos temas empieza a haber más información por parte de personas que sí son especialistas. Más bien, quiero hablarte de la experiencia familiar.

Homeschool o educar en casa, es mucho más que proporcionar conocimientos académicos a los niños en el hogar. Claro que el homeschoolincluye los conocimientos académicos, pero es más bien un estilo de vida, en el cual la familia es el centro de las actividades y alrededor de ella giran todos los demás aspectos. Por supuesto, en el centro de la familia se encuentra Dios, de lo contrario no sería homeschool católico.

Creo que el homeschool católico es una respuesta a muchos problemas actuales, ya que:

dios al centro de las actividades

Pone a Dios al centro de todas las actividades.

Es una forma efectiva de profundizar en la fe, de darle a Dios el primer lugar en la vida familiar, además de replicar a la Sagrada Familia de Nazaret en cada hogar.

dios al centro de las actividades

Se cuida el corazón, mente y alma de nuestros hijos durante sus años más vulnerables.

El objetivo no es tenerlos en una burbuja, aislados del mundo. Lo que se logra educándolos en casa es cuidar más el entorno en el que crecen, por lo tanto, se puede filtrar con mayor facilidad lo que les llega de afuera para cuidar su alma y corazón.

dios al centro de las actividades

Regresa a la mamá al hogar.

Ella es el corazón de la familia; ya que ninguna familia puede sobrevivir si su corazón está afuera, el que regrese le da vitalidad al hogar.

dios al centro de las actividades

La educación incluye aspectos integrales de la vida diaria como convivencia en el hogar

Quehaceres cotidianos, valores, etcétera. Cuando los niños van a la escuela, muchas veces es muy complicado inculcarles otros aspectos educativos en su formación, o los delegamos a otras personas por falta de tiempo.

Si quieres profundizar sobre lo que es el homeschool católico, el libro “Catholic Home Schooling” de la Dra Mary Clarck es una buena fuente de información. Lo encuentras en inglés en Amazón. También hay una traducción gratuita en Familia Católica Homeschooler, que la Dra Clarck autorizó que Xhonané publicara. La puedes consultar en

La fe católica y el homeschool

El hecho de que cada vez más familias estemos optando por educar a nuestros hijos en casa es debido a que, reconocemos que únicamente tenemos una oportunidad para moldear el corazón y alma de nuestros hijos y, la mejor etapa para hacerlo es en su infancia. En 1982 San Juan Pablo II nos exhortó a no enviar a nuestros hijos a escuelas donde se enseñen cosas contra las convicciones morales y religiosas de las familias católicas. Somos nosotros, los papás, quienes mejor podemos enseñar las verdades de la Fe católica, en el seno de nuestro hogar. Si no les mostramos a nuestros hijos a distinguir, querer, seguir y defender la Verdad, ¿quién más lo hará? ¿qué futuro nos espera como sociedad? Si los niños aprenden a amar la Verdad, no serán personas que sigan a otros sin cuestionar sus motivos, sus discursos, al contrario, serán adultos pensantes capaces de cambiar la sociedad para bien, guiados por las normas y principios de sus convicciones morales y religiosas. .

¿Cómo podemos lograr lo anterior? Nuestro propósito como familias católicas es guiar a nuestros hijos a la santidad, independientemente del lugar donde reciban el conocimiento académico. Dios nos ha confiado las almas de nuestros pequeños para moldearlas y, de esta manera, puedan regresar a Él. Pienso que, para quienes tenemos la vocación de ser padres, esta es nuestra principal meta con nuestros hijos, por lo que, es bueno echar mano de cualquier recurso o herramienta que Dios pone a nuestro alcance para lograrlo. .

Por lo anterior, estoy convencida que el homeschool es una herramienta que facilita mucho la tarea de sembrar en el corazón de nuestros hijos el amor a nuestra Iglesia. Para mí, aceptar la propuesta de Dios de educar a mis hijos en casa, ha contribuido fuertemente a mi crecimiento en el conocimiento de mi fe e Iglesia. Nunca imaginé que decir “si” al homeschool implicaría también decir “si” a querer conocer, amar y servir a Dios de una manera cada vez más cercana, comprometida, profunda. Y no, no es que me sienta cerca de la santidad, al contrario, ahora veo un poco más claro lo mucho que me falta por crecer y avanzar, creo que antes del homeschool me sentía más cerca del Cielo que ahora, pero también siento que ahora tengo más herramientas para cumplir la voluntad de Dios. .

Cada día vivimos un poco más las tradiciones y enseñanzas de nuestra Santa Iglesia por medio de las palabras, obras, acciones, clases, oraciones, Sacramentos y sacramentales que integramos a nuestra vida diaria. Por eso educar en casa es más que simplemente enseñar las materias escolares a nuestros hijos, es un estilo de vida, un llamado, una vocación, un apostolado familiar.

¿Tendré capacidad de educar a mis hijos en casa?

Esta es una pregunta frecuente, a veces disfrazada con la afirmación: “Yo no tengo paciencia”, “No soy buena en X materia”, etc. Lo que yo puedo compartir contigo es que Dios te da los dones y te facilita los recursos para que puedas lograr lo que te pide. Por eso, no hay mejor persona que la mamá que ama a sus hijos, para llevar a cabo la labor educativa de ellos. Quiero aclarar que mejor no es lo mismo que fácil. El homeschool tiene sus retos, sus altibajos, pero a veces se nos olvida que también la escuela los tiene. Ambas elecciones tienen sus pro’s y contra’s, sus cosas fáciles y difíciles. Para mi familia, son más los pro’s del homeschool sobre la educación escolarizada, y por eso nos decidimos por este estilo de vida.

Por otro lado, quiero que pienses en las siguientes situaciones: como mamá, cocinas y das de comer a tus hijos sin, obligatoriamente, ser nutrióloga o chef. Raramente te entra la duda si estarás nutriendo bien a tus hijos, pues los ves crecer y los ves sanos. Cuando tienes alguna dificultad en esto, pides ayuda. Esta puede ser desde preguntar a tu mamá o ir a un especialista como un nutriólogo o al pediatra para confirmar el sano desarrollo de tu pequeño. Lo mismo sucede con la salud de tus hijos. Eres tú, mamá, quien cuida las enfermedades, cura golpes, cortadas, raspones, etc. de tus hijos. Cuando la situación te rebasa, es cuando acudes al médico a pedir ayuda.

Creo que en el homeschool no tiene por qué ser distinto. Haces un plan y lo vas siguiendo. Cuando encuentres algo que tienes duda, se vale decirles a los hijos que no sabes y que juntos investiguen. Puedes pedir ayuda de familiares, maestros o clases especializadas, material en internet, blogs, currículos de homeschool, etc. Educar a tus hijos en casa no quiere decir educarlos sola y no poder pedir ayuda. Al contrario, el tener el control de la educación en tus manos, te da oportunidad a hacer los cambios que necesites, a probar distintas opciones hasta encontrar la que mejor se acomoda a tu familia.

Pasos para iniciar tu homeschool católico

Estos recursos te pueden dar una buena orientación para que te sientas confiada al momento de dar este importante paso para tu familia. Te ayudarán a aclarar tus ideas respecto a cómo hacer este cambio de estilo de vida. Aunque cada una de las tres hace una propuesta distinta de los pasos iniciales, podrás darte cuenta que en esencia son lo mismo, ya que todas ponen en el centro a Dios, lo cual, hace que nuestra educación en casa sea católica y no una simple sustitución de la educación académica fuera del hogar.

En el siguiente video, puedes consultar los 10 pasos para iniciar tu homeschool católico de acuerdo a Karla Europa del blog Mi cielo en casa:

Xhonané Olivas de Familia católica homeschooler, también ha desarrollado 10 pasos para planear tu homeschool. Los cuales puedes consultar en el siguiente enlace:

inalmente, en Nobis Pacem puedes encontrar el libro de Pamela Patnode “5 pasos para una enseñanza en el hogar exitosa”

Páginas y blogs recomendados

Aquí te dejo algunas páginas y blogs sobre familia y homeschool católico